¿CUÁNTO SABEMOS DEL REGLAMENTO? Capítulo 2.-

Ya está aquí la segunda entrega de esta nueva sección dedicada a la Normativa, el Reglamento, y las Leyes del Ajedrez. Esta vez el artículo está dedicado a irregularidades y jugadas ilegales, y lo hemos dividido en dos partes. En esta primera que publicamos hoy, nos centraremos en las irregularidades en ajedrez. En la próxima entrega, veremos la segunda mitad que estará dedicada a las jugadas ilegales.

Como ya hicimos con la anterior entrega, esta también la compartimos y se publicará simultáneamente en la revista digital mensual, dirigida por Antonio Quintero Gemio del Ajedrez Alfil Invidente.

En esta ocasión el autor de este artículo ha sido el Arbitro Internacional Germán Maldonado Valdivia.

Irregularidades y jugadas ilegales (1)

Parte 1.- Irregularidades.

IA Germán Maldonado Valdivia

Hay ocasiones en que no tenemos muy claro que hacer ante ciertas irregularidades durante la partida e, incluso, no sabemos si se trata de una ilegalidad o de una irregularidad. Es importante que lo tengamos claro ya que, como veremos a continuación, en caso de reclamar como ilegal alguna circunstancia que no lo es, el árbitro podría sancionarnos a nosotros si entiende que con ello pretendemos distraer al rival o beneficiarnos con más tiempo

En esta primera entrega vamos a hablar de las irregularidades, de cómo resolverlas, y de qué debemos hacer tanto los jugadores como el árbitro cuando estas se presenten. Teniendo en cuenta además que la resolución del problema estará condicionada por el ritmo de juego y por el número de jugadas realizadas hasta ese momento.

Veamos esas irregularidades:

1. La posición inicial de las piezas es incorrecta. En el trascurso de la partida, comprobamos que la posición inicial de las piezas era incorrecta, por ejemplo, Alfil en b1 y Caballo en c1, o Rey en d8 y Dama en e8.

Rey en d1 y Dama en e1                        También, Alfil en b1 y Caballo en c1

En este caso la partida se anulará y se jugará una nueva, siempre que se trate de ritmo lento (al menos 60 minutos por jugador para toda la partida). El error debe ser descubierto durante y no después de la partida de lo contrario el resultado se mantendrá.

Si se tratara de ritmos rápido (más de 10 minutos y menos de 60) o    relámpago (10 minutos o menos), la partida solo se repetirá si no se han completado 10 jugadas por ambos jugadores. A partir de la jugada 10 de piezas negras, la partida debe continuar manteniendo la posición incorrecta de las piezas con todas las consecuencias. Por ejemplo, si el rey y la dama están con las casillas cambiadas, el rey pierde el derecho a enroque

2. El tablero no está colocado correctamente. Si en el trascurso de una partida comprobamos que el tablero no se colocó correctamente, es decir, la casilla de la derecha de la fila más próxima a nosotros (la que debería ser h1 o a8) es negra, la partida continuará, pero la posición deberá transferirse a un tablero colocado correctamente. Al igual que antes, en el caso de ajedrez rápido y relámpago, la partida solo se transferirá a un tablero colocado correctamente si no se han completado 10 jugadas por ambos jugadores.

3. Los jugadores se sientan con los colores cambiados. Una partida ha comenzado a disputarse con los colores cambiados entonces, si ambos jugadores han hecho menos de 10 movimientos, se interrumpirá y se jugará una nueva partida con los colores correspondientes. Da igual cual sea la posición, incluso si alguno de los jugadores ha conseguido una ventaja decisiva.   Después de realizados 10 o más movimientos, la partida continuará. Hay que comunicar la circunstancia al árbitro para que reajuste el emparejamiento con los colores correctos.

En cualquiera de estos tres casos, el árbitro deberá ajustar el tiempo de los relojes según su mejor criterio (esto incluye también que mantenga en los relojes sólo el tiempo restante para no perjudicar el normal desarrollo de la jornada)

4. Desplazamiento o caída de piezas. Si un jugador desplaza una o más piezas, restablecerá la posición correcta en su propio tiempo. Si no lo hace así, o si fuera necesario, el rival puede poner en pausa el reloj y llamar al árbitro. En ningún caso el rival debe pulsar su reloj y volver a poner en marcha el reloj del primero para que este recomponga las piezas en su propio tiempo, ya que pulsar el reloj sin haber realizado la jugada, como veremos en la próxima entrega, se considerará jugada ilegal y será sancionado por ello, aunque en este caso el árbitro podría considerarlo accidental y sancionar con menos severidad.

Estos problemas con la caída y recolocación de piezas surgen sobre todo en partidas de ajedrez rápido o relámpago.

Hay que tener en cuenta que el árbitro podrá sancionar al jugador que desplazó las piezas.

5. Detención irregular del reloj. Un jugador puede detener el reloj durante la partida, por ejemplo, si se siente molestado por el rival o por los espectadores, o si ha detectado una irregularidad, como las vistas anteriormente, o una jugada ilegal. Pero hay que tener en cuenta qué si un jugador detiene el reloj y solicita la asistencia del árbitro, y éste entiende que la detención del reloj no está justificada, o que el jugador pretende beneficiarse del tiempo extra, podrá sancionarlo según el artículo 12.9 de las leyes del ajedrez (pudiendo incrementar el tiempo del rival, o incluso reducir su propio tiempo).

Aunque ir al aseo no es un motivo valido para detener el reloj de ajedrez, podría permitirse en caso de discapacidad o de indisposición del jugador.

6. Realizar el movimiento con una mano y pulsar el reloj con la otra. Ya veremos en la segunda entrega que las jugadas deben realizarse con una sola mano y, que en caso de utilizar las dos manos se considerará y sancionará como jugada ilegal.

Pero si lo que ocurre es que realizamos el movimiento con una mano y pulsamos el reloj con la otra, entonces se considerará una irregularidad.

Es muy importante que prestemos atención a estos tres últimos puntos: desplazamiento de piezas, detención del reloj y mover con una mano y pulsar el reloj con la otra, ya que el árbitro podrá sancionarnos según el artículo 12.9 si entiende que con ello estamos molestando intencionadamente al rival o beneficiándonos para conseguir más tiempo de reflexión.

7. Anotación de las jugadas. Aunque no se trata específicamente en el capítulo de irregularidades de las Leyes del ajedrez, a veces nos surgen dudas sobre la forma y el momento correctos de anotar las jugadas.

Las jugadas se deben anotar, tanto las propias como las del adversario, jugada a jugada inmediatamente después de realizarla, solo se permite responder a la jugada del adversario antes de anotarla, pero inmediatamente después se deben anotar ambas jugadas, siempre antes de realizar nuestra siguiente jugada.

Está prohibido específicamente anotar el movimiento propio o el del rival antes de que se haya realizado, incluso aunque sea el único movimiento legal posible.

A esto último existen excepciones, por ejemplo y como ya vimos en el artículo anterior sobre las tablas, si se reclaman tablas por triple repetición o por 50 jugadas sin capturas ni movimientos de peón con la jugada que vamos a realizar, esta debe anotarse previamente en nuestra planilla, detener el reloj, llamar al árbitro y, una vez comunicada a éste nuestra reclamación, efectuar la jugada sobre el tablero.

También se anota la jugada (jugada secreta) antes de realizarla, en caso de aplazamiento de la partida (aunque cada vez es más raro que se produzca un aplazamiento, esta excepción está recogida en las leyes del ajedrez).

Por último, recordemos el famoso artículo 12.9 en el que se detallan las sanciones que puede aplicar el árbitro en orden de menor a mayor gravedad:

  1. una advertencia;
  2. aumentar el tiempo restante del adversario;
  3. reducir el tiempo restante del infractor;
  4. aumentar la puntuación obtenida en la partida por el adversario, hasta el máximo posible para dicha partida;
  5. reducir la puntuación obtenida en la partida por el infractor;
  6. declarar la partida perdida al infractor (el árbitro también decidirá la puntuación del adversario)
  7. una multa anunciada con antelación.
  8. exclusión de una o más rondas,
  9. la expulsión de la competición.

Supondremos y debemos confiar en que el árbitro, como siempre, tomará la decisión basándose en su experiencia, el recto juicio, el sentido común, la lógica, la equidad, la absoluta objetividad y teniendo en cuenta cualquier circunstancia especial.

*NOTA: Según los artículos   6.2.2,    6.2.3,    6.11,    7.1,    7.2,    7.3,    7.4,    8.1.1,    8.1.2,    9.2.1.1,    9.3.1,    12.9, de las Leyes del Ajedrez.

Próximamente:

“Irregularidades y jugadas ilegales (2) – Las Ilegales”

Colaborador de la sección Reglas y Normativa
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE PRENSA, REGLAS Y NORMATIVA. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s