Entrenando con Jacob Aagaard

Pensar dentro de la caja 1Editorial Chessy traduce al español la magnífica obra de Jacob Aagaard  “Thinking Inside the Box” con el título Pensar “dentro de la caja”, una invitación a buscar dentro de nosotros para mejorar la calidad de nuestras acciones, aumentar nuestro compromiso en la fase de entrenamiento, elevar el rendimiento deportivo en la fase de pruebas y aceptar el resultado de la prueba como parte de un proceso de evolución que nos acerca a conseguir un objetivo. Añadir comprensión a los procesos mentales de nuestro ser, se traduce en iluminar las zonas oscuras que nos invaden en los momentos difíciles de la toma de decisiones.

Como se indica en la contraportada del libro, Pensar “dentro de la caja” está dirigido tanto a aficionados como a jugadores de fuerte nivel y en mi opinión, es un libro ideal para todos aquellos deportistas que sean conscientes de que los resultados deportivos son consecuencia del trabajo previo a la prueba (se juega como se entrena), ser exigente con uno mismo sin trabajo previo es ser poco realista y sienta las bases de la comodidad.

Aagaard experto en el proceso de reconstrucción como vía principal al autoconocimiento, ofrece un compromiso serio con sus lectores por ayudarlos a incrementar su nivel de juego, para asegurarse de que autor y lector hablan el mismo idioma no tiene reparos en sentar las bases de su trabajo, ofreciendo la clasificación de los principios generales como: entrenamiento, preparación, en el tablero y después de la partida. En este sentido, Jacob indica: “como todo lo que intento enseñar, es muy sencillo, pero no fácil de hacer. La única certeza que te da la vida es que debes actuar lo mejor posible siguiendo tus creencias y principios. Debemos aprender de nuestros errores, analizar nuestras partidas y pensar en nuestras decisiones. Uno encuentra una inmensa paz y confianza en saber que lo está haciendo lo mejor que puede y que eso es exactamente lo que debe hacer”.

Pensar dentro de la caja 2

La idea de escribir el presente artículo es compartir mi enfoque personal de entrenamiento (extrapolable a cualquier manual), aprovechando en este caso la gran obra de Jacob Aagaard como base principal de operaciones. Pensar “dentro de la caja” nos ofrece un método de trabajo depurado con años de experiencia en casos reales y respaldado por miles de horas de entrenamiento. En mi caso, atravieso un momento de vida donde a mis 42 años sigo trabajando por ofrecer mi mejor lado deportivo y al mismo tiempo, estoy totalmente implicado en el estudio de la inteligencia emocional y la psicología deportiva, descubrir la presente obra ha sido un flechazo en toda regla en la que he sentido complicidad desde la primera página.

Un libro de ajedrez lo entiendo como un trabajo de investigación compartido con el lector, que participa de manera activa chequeando todas las ideas recibidas para en último término (si lo estima oportuno), incorporar cada descubrimiento a sus patrones de pensamiento. Siguiendo la máxima de Petrosian “confía pero comprueba”, el lector puede utilizar el libro como puerta de entrada a un fantástico laboratorio que le ayude en su proceso de formación para tomar consciencia del enorme poder creativo que cada persona puede desplegar. Pero no nos engañemos, la píldora mágica (afortunadamente) nunca ha existido, Aagaard desde el comienzo habla de trabajo y constancia como claves para conseguir los objetivos marcados, incluso remarca que “el entrenamiento ajedrecístico es mentalmente estresante, ya que obliga a salir de nuestra zona de confort y entrar en lo que se podría llamar zona de “desconfort”. Aparecerán tentaciones para darse un respiro, para saltarse una sesión. Entonces la roca empieza a perder velocidad. Uno vuelve al día siguiente y descubre que ceder es más fácil que el día anterior…Darse un respiro puede ser fuerte pero en realidad ya estamos en proceso de rendirnos. No porque sea demasiado duro, sino porque estamos escogiendo ceder, ser débiles. Y al final uno se siente peor”. Jacob aclara “no estoy juzgando a nadie: estoy relatando la experiencia de haberme hecho esto a mí mismo más veces de las que imagino. Esta experiencia me permite ahora dar algunos consejos”.

Mi experiencia con la caja

La noche del 3 de julio revisé los preliminares y al día siguiente me puse a estudiar con lupa el prólogo del GM Sam Shankland. Para subrayar me gusta utilizar lápiz (anteriormente era muy dañino utilizaba rotulador fluorescente), que al mismo tiempo me permite utilizar los márgenes para anotar pequeñas ideas o hacer expresivos comentarios (el humor fino y permanente de Jacob da mucho juego), al finalizar la lectura del libro como ya pueden imaginar queda totalmente personalizado y esa es precisamente la idea.

En los análisis de las partidas pongo especial atención en los comentarios del autor en la toma de decisiones y en las variantes que ofrece como opciones a las jugadas realizadas en partida. Al mismo tiempo, contemplo otras opciones y analizo todas las variantes que creo oportunas, al finalizar la partida vuelvo a revisarla con el módulo chequeando los análisis del autor y especialmente las variantes que he ido incorporando sobre la marcha, el proceso me ayuda a elevar la calidad de mis análisis. En una fase posterior, busco la partida en las bases de datos y compruebo si aparece comentada, en caso afirmativo, reviso nuevamente la partida completando los nuevos comentarios con los del libro de Aagaard, también me agrada ver los tiempos de reflexión de ambos jugadores, su revisión arrojan datos importantes de la gestión del tiempo en los momentos difíciles de partida y el manejo de la posición en los apuros de tiempo. Para finalizar, es importante resumir lo ocurrido en partida y obtener conclusiones.

En el proceso de análisis de partidas recomiendo hacerlo con algún programa de ordenador que nos permita guardar los análisis en una base de datos y de ese modo disfrutar de un seguimiento del trabajo que vamos realizando. Guardar nuestro trabajo forma parte de los “informes de registro” y es el primer paso para trabajar de una manera organizada, nuestras acciones en el exterior son reflejos de cómo funcionamos en el interior.

En el prólogo, Sam insiste en dos ideas vitales de la cadena de montaje de Aagaard, “superar la resistencia cuando surge y reducir la velocidad en el cálculo” en definitiva, “percibir conscientemente las cosas que hacía inconscientemente”.

La mañana del 5 de julio comencé el estudio del primer capítulo. La duración de cada sesión de trabajo decidí no debían pasar de las cuatro horas y media por jornada, de ese modo podía dedicar la mañana (o la tarde) al estudio, todo en función del resto de actividades programadas en mi agenda. Cada lector puede manejar las horas de trabajo como mejor crea oportuno, aunque es recomendable evitar dedicar todo el día a la misma actividad, ya que el cerebro necesita tiempo para interiorizar la información y es la reflexión la que permite sacar conclusiones permitiendo que los cambios se vayan interiorizando de forma eficaz. Otra idea de marcar cuatro horas y media de duración por sesión es dejar margen por si se necesita recuperar tiempo  de la jornada anterior, caso de que tengamos que finalizar antes, o sencillamente dedicar un tiempo extra por la necesidad de rematar un ejercicio, finalizar el análisis de una partida, etc. Lo importante es dedicar tiempo todos los días durante algunas semanas seguidas para crear el hábito y sentir que estamos inmersos en un plan de trabajo que moviliza nuestras energías preparándonos para elevar nuestro nivel a través del entrenamiento, me gusta la parte donde Aagaard indica: “Lo más valioso  que obtenemos  de alcanzar nuestras metas no es el premio sino el haber estado a la altura. Lo que perdura es en qué nos convertimos no lo que logramos”.

Pensar dentro de la caja 4

Cada capítulo (en general) aparece con un problema de portada seguido de una batería de ejercicios relacionados con la temática que sigue a continuación. Para la resolución de problemas propongo el siguiente método:
Llevar la posición a un tablero físico de tamaño oficial, poner reloj con un tiempo de reflexión de 15 minutos, el objetivo es visualizarse jugando nuestro próximo torneo contra un gran maestro, buscando soluciones y aprovechando el tiempo con el firme propósito de encontrar una buena idea. Al realizar la jugada elegida en el tablero podemos anotarla junto al diagrama y en el registro es importante marcar el tiempo empleado de reflexión, a continuación grabamos en audio (podemos utilizar una aplicación del móvil), la ruta que hemos utilizado para llegar a nuestra decisión, al grabar el audio resulta especialmente interesante mencionar los diferentes estados emocionales que se han ido atravesado en cada momento, hasta encontrar la posible solución. Por último, pasamos la posición del ejercicio a nuestro programa en el ordenador y volcamos las diferentes variantes que hemos calculado, marcando como variante principal (VP) la solución al problema propuesto.

La solución de los diferentes ejercicios se ofrece a lo largo del capítulo y algunos de ellos, están incrustados en las diferentes variantes de análisis de las partidas. Al localizar la solución, llega el momento de recuperar el archivo de trabajo anteriormente mencionado y compararlos, también es bueno reproducir el archivo de audio y localizar el punto de resistencia que genera nuestro cálculo, esa es la barrera que debemos trabajar. En último término, es ideal el chequeo con módulo, siendo riguroso en comprender el origen de los diferentes agujeros tácticos. Aagaard por su parte, insiste en poner a trabajar el módulo para nosotros y no al contrario, de nuevo la máxima del gran Petrosian debe estar presente (confía pero comprueba).

La visualización como herramienta de entrenamiento la considero esencial para lograr el salto de calidad, con la visualización tenemos la magnífica oportunidad de generar escenarios mentales que nos ayudan a estar mejor preparados, prevenir una pluralidad de posibilidades y cómo responder a cada una de ellas.

Pensar “dentro de la caja” arranca suave para ir subiendo de revoluciones sin pausa hasta que caes en la cuenta de que tus viejos patrones de pensamiento no ayudan a mantener el ritmo, en ese momento se abre la oportunidad de aplicar las nuevas herramientas ofrecidas y comienzas a pensar desde otro ángulo. Poco antes de cruzar el ecuador, la obra ya ruge con toda su fuerza, todo queda listo para utilizar el sistema de las tres preguntas, hablar del sistema 1 y 2, jugadas candidatas, intuición, cálculo avanzado, resistencia, determinación, detonantes, pensamiento abstracto y un largo etc. que nos acercan a un fantástico mundo de conocimiento que tiene su impronta en el mundo real.

Conceptos estratégicos dinámicos

Lo que realmente me llama la atención de Aagaard, es su extraordinaria capacidad para contagiar estímulo y movilizar grandes dosis de energía constructiva para superar los desafíos. En mi opinión, el autor da un nuevo giro de tuerca en la definición de conceptos clásicos, su dominio se hace patente al incorporar un octavo ingrediente bautizado como “la zona de muerte”, un concepto que pone el broche a una familia de 8 conceptos globales diseñados para no perder el norte en la toma de decisiones.

Pensar dentro de la caja3

Apéndices: Nutrición, manejo de módulos y chuleta

Aagaard apuesta por la formación integral del deportista, campeón dentro y fuera del tablero con una buena alimentación de por medio rematada con buenas dosis de ejercicio físico. La obra queda completada por tres apéndices cargados de contenido:

  1. Nutrición: Desde las primeras páginas, el autor nos habla de la importancia de cuidar la alimentación, así como vigilar de cerca nuestro mantenimiento físico con la práctica regular deportiva. En el apéndice 1, ofrece sus conclusiones de practicar una dieta 100% basada en plantas.
  2. Nikolaos Ntirlis ofrece un segundo apéndice centrado en el manejo avanzado de módulos, a nivel personal me ha ayudado a comprender de una vez por todas que significa la función “MiniMax” y las consecuencias del conocido “efecto horizonte”, también debo añadir que me ha ayudado a comprender la necesidad de ampliar mucho más el tiempo de reflexión de nuestro amigo metálico, permitiendo que pueda profundizar con precisión en la jungla del análisis.
  3. Por último, la chuleta en el apéndice 3, nos muestra un resumen de todos los capítulos y apéndices.

Grupos de trabajo, WhatsApp y Redes Sociales

Trabajar cada capítulo en soledad o en grupo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, en mi caso, la presente obra decidí estudiarla íntegramente en soledad y puntualmente compartir mis impresiones al término de cada capítulo con amigos en grupos de WhatsApp. Cuando te rodeas de personas que van en la misma onda, el resultado no puede ser otro que enriquecedor, personalmente he quedado muy satisfecho con el resultado.

Para próximos entrenamientos, voy a crear un grupo de trabajo a través de las redes sociales, la idea es repetir el entrenamiento tomando como base de trabajo un libro específico, marcaremos el ritmo de sesiones y podremos compartir impresiones de todo lo que vamos estudiando. Si estás interesado en la idea y deseas recibir información de los próximos eventos, envíame un email a franberruezo@gmail.com y recibirás toda la información.

A modo de conclusión

El 22 de julio llegué al final de una obra (en mi opinión obra maestra), de la que estoy seguro se convertirá en obra de referencia para todos aquellos ajedrecistas que realmente deseen elevar su nivel de conocimientos. Recomiendo su compra y por supuesto, trabajar con energía y compromiso hasta el final. 

A lo largo de los años 2013 y 2014, tuve la oportunidad de entrenar del mismo modo con diversas obras populares, el resultado fue extraordinario… Decidí dedicarme en cuerpo y alma a la enseñanza del ajedrez, para los amantes de los registros de puntuación Elo puedo decir que mi marca alcanzó su pico máximo 2268, más de 100 puntos por encima de mi puntuación habitual y en los resultados deportivos conseguí buenas victorias contra maestros titulados de diversas nacionalidades, entre las que me gustaría destacar las siguientes partidas:

GM David Lariño Nieto vs Francisco Romero Berruezo, Linares 2013

Francisco Romero Berruezo vs GM Manuel Leon Hoyos, Linares 2014

Francisco Romero Berruezo vs MI Evgenij Kalegin, Andorra 2015

Paco Romero
Monitor residente en  Ajedrez Metro Club de Marbella
Imparte clases desde Infantil a sesiones de Alto Rendimiento
Vicepresidente y Coordinador Ajedrez Metro Club

Otros artículos de interés de Paco Romero: 

Método: Ofrecer la mejor versión

Ajedrez emocional en el colegio

Anuncios

Acerca de pacoromeroajedrezmetroclub

Monitor de Ajedrez. Desde 2015, Coordinador Juegos Escolares de Ajedrez en Marbella. Vicepresidente de Ajedrez Metro Club. Coordinador de Ajedrez Metro Club.
Galería | Esta entrada fue publicada en TORNEOS Y ACTIVIDADES REALIZADAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s